Postres con Champagne

Al igual que el vino es indispensable para elaborar ciertas recetas, el Champagne también tiene su papel en los preparación de postres. Especialmente ahora, en época navideñas, cuando esta bebida se convierte en el rey de todas las comidas y cenas. Para las mentes más creativas y con especial talento culinario, he aquí tres opciones para sorprender y disfrutar.

Pastel en copa de Champagne

Aunque lo parezca, este pastel cocinado directamente en la copa apenas sabe a Champagne, ya que el alcohol, al cocinarlo, se absorbe. Para su elaboración solo es necesario 4 cucharadas de harina, 1/4 de cucharada de levadura, 1 cucharada de azúcar granulada, 2 cucharadas de leche desnatada, 2 cucharadas de champagne seco y 1/2 cucharadas de aceite vegetal.c7190aa945e865df79d66274b5865888

Para comenzar, se debe mezclar todos los ingredientes en una taza de gran tamaño para microondas. Para ello, es recomendable usar una batidora de mano hasta que la masa esté suave. Se vierte la mezcla en la copa, asegurándose que solo llene la mitad, ya que aumentará con la propia cocción. A continuación, se mete la copa en el microondas durante un minuto, hasta que la parte superior del pastel quede seco.

Se recomienda que se elabore glaseado y añadirla en el pastel, ya que si no, el pastel quedará muy sencillo y carecerá del sabor a Champagne.

Mousse de Champagne

Los postres tradicionales son los más habituales para aquellos que prefieran algo más ligero. En este caso, un mousse con la bebida Champagne Mousseestrella es una alternativa ante los bizcochos, pasteles y dulces navideños.

Para ello, se necesitan 65 cc de Champagne, 30 gramos de azúcar, 1 huevo, 1 una rodaja de limón, 75 centilitros de leche, un sobre de gelatina sin sabor y un frasco de frutos del bosque en almíbar.

En una olla se cocina el Champagne durante 10 minutos. Se añade miel, las gotas de la rodaja del limón al exprimirlo y la canela durante la cocción. Se retira del fuego y se deja enfriar a temperatura ambiente. A continuación, se añaden el huevo batido, el agua y el azúcar. Se prepara el caramelo y se esparce muy bien por el molde, sin que quede ningún lado sin tapar. Se deja enfriar, se vierte el preparado en el molde y se cocina a baño maría en un molde de pudding inglés, más o menos durante 45 minutos. Cuando esté frío, se saca del molde y se deja enfriar en el frigorífico. Lo ideal es que se acompañe con uvas blancas sin semilla.

Bizcocho mimoso con avellanas

El bizcocho se reinventa para las Navidades. Esta vez sube de tono con unas gotitas de Champagne, suficientes para que lo prueben Tarta en copatanto niños como mayores. Para ello es necesario una taza de harina, un sobre de levadura, dos huevos, una taza mediana, 3 cucharadas de mantequilla derretida, 1/2 taza de leche y avellanas molidas.

Para empezar se tamiza la harina con la levadura y se reserva. Se separan las yemas de las claras, y las claras se montan a punto de nieve. Las yemas se echan a la batidora junto con la mantequillas y el azúcar, y se baten hasta conseguir una masa homogénea. Después, se incorpora la harina con la levadura tamizada. Se bate todo hasta que se cree la masa. Se incorporan las claras a punto de nieve y se mueve todo de forma envolvente. Se engrasa un molde, con un poco de aceite, y se mete al horno unos 20 minutos a 180 grados hasta que esté dorada. Se saca del molde y se sirve.